El marco de una torre

Una vez cubrí una historia con él. Era sobre gitanos del Ska. No conversamos mucho, yo hice mi entrevista, él aportó con algunas preguntas y tomó sus fotos. Cuando los teloneros tocaban, salí del backstage para registrar un poco el ambiente. Él se quedó y me comentó que me perdí unos buenos momentos. No volvimos a hablar más y las próximas cosas que supe de él no trataban de gitanos, sino de una torre polémica para Caracas.

Alejandro Cegarra entró en uno de los lugares que más he querido conocer, para resaltar muchos rostros. Para hablar de barandas improvisadas y de apartamentos cuyos límites se marcan por una sábana. Este foto periodista, que trabaja para la Agencia AP, llegó a esa torre que tiene por nombre el del héroe bíblico que se enfrenta al gigante villano. Yo creo que trabajos como el suyo también son una especie de David, que enfrenta su ojo a la monstruosa industria de medios, que viene a ser Goliat.

Según Julio Cortázar: “Una de las mejores formas de combatir la nada es la fotografía”. El lente de Alejandro Cegarra ha permitido rescatar muchos momentos de la nada. Nos enseñó las caras que viven entre los muros de la Torre de Daviddejó registro de muchos conflictos, en las protestas que han reinado en Venezuela durante los últimos cuatro meses,  retrató a desalojados y llegó hasta la temida cárcel de El Rodeo II.  Aún así, si revisan sus redes, verán que cuando tiene tiempo, hace uno que otro retrato lleno de música.

Captura de pantalla 2014-05-30 a las 15.42.09

Captura de pantalla 2014-05-30 a las 15.19.48

Continue reading